¿Qué significa tener un nuevo fiscal en Queens?

Anthony Posada es un abogado supervisor en Legal Aid Society y el fundador y Director de la organización sin animo de lucro,  Project Attica: Community Through the Arts, Inc.   Eagle  foto por Andy Katz

Anthony Posada es un abogado supervisor en Legal Aid Society y el fundador y Director de la organización sin animo de lucro, Project Attica: Community Through the Arts, Inc. Eagle foto por Andy Katz

Por Anthony Posada, Esq.

Los fiscales tiene tanto poder dentro del sistema criminal como potestad para decidir eliminar cargos criminales bajo el “Interés de la justicia,” recomendar una sentencia como alternativa diferente al encarcelamiento y decidir cuando un testigo policial está mintiendo para despedir los cargos. Ellos son quienes controlan y mantienen el flujo sobre quién van a la cárcel y quién no.

El Fiscal del Condado de Queens, Richard Brown, ha desempeñado este cargo por más de 27 años, manteniendo una postura política de mano dura contra el crimen. Durante su mandato se han implementado pólizas y órdenes restrictivas que han tenido un impacto negativo en las comunidades vulnerables llevándolas a un estado mayor de marginalización.  

Una de ellas se conoce como Broken Windows/Ventanas Quebradas, bajo la cual se considera que ocupar dos puestos en el tren, montar la bicicleta en la cera u orinar en la calle son acciones criminales que atentan contra de la calidad de vida de los ciudadanos, y sí, en muchas ocasiones están deterioran la calidad de vida de la comunidad, pero se pueden desarrollar alternativas de concientización que no signifique poner al infractor tras las rejas.

En el mandato de Brown arrestar a personas que no cuentan con $2.75 dólares para comprar un pasaje en el tren sigue ocurriendo, también son constantes los arrestos por posesión leve de marihuana, cuando en condados como Manhattan y Brooklyn los fiscales han tomado la decisión de no continuar con este tipo de prácticas. Las comunidades más afectadas bajo estás pólizas continúan siendo las afro-descendientes y las latinas. Criminalizarlas ha sido una constante durante en el periodo de Brown.

Los fiscales criminales también se conocen como los ministros de justicia, es decir,  cada uno de los fiscales asistentes que trabajan en Queens tienen el deber de hacer justicia y es extraño que ninguno de ellos se haya detenido a cuestionar a los policías que siguen haciendo estos arrestos.

¿Por qué estas comunidades son constantemente vigiladas y criminalizadas? ¿Acaso no hay violaciones de ley y crímenes en barrios con menor diferencias étnicas? ¿Acaso no se consume marihuana en Whitestone, en Bayside, en Astoria? Ellos como fiscales son los guardianes de todos los casos que pasan por las puertas de la corte criminal y cuando no toman acciones que interrumpan con estos patrones de desigualdad racial, se convierten en cómplices del deterioro de la justicia. Cuando esto ocurre no solo por algunos días, sino durante décadas, todos como habitantes de esta ciudad somos impactados y la justicia es menospreciada.

En los últimos dos años se le suma a esta lista de pólizas discriminatorias el hecho de que agentes de inmigración hayan estado usando las cortes criminales, igual que otras cortes civiles, para hacer barridas de inmigrantes. También se sabe que en muchos instantes han vigilado a quienes salen de la corte con sus abogados y los arrestan al frente de sus oficinas e incluso han apuntado sus armas para detenerlos, poniendo en riesgo a quienes estén alrededor.  Estas acciones han debilitado a las comunidades inmigrantes creando miedo e inseguridad para acudir a las cortes.

El fiscal Brown aún no ha intervenido para denunciar estas acciones, dejando claro que no le importan las desigualdades raciales, que no le molesta que ICE este usando las cortes para arrestar a inmigrantes que no han sido sentenciadas bajo algún delito; su mandato ha demostrado que solo le interesa obtener sentencias criminales y así seguir alimentando las jaulas del encarcelamiento masivo.

Es importante mencionar que ha rechazado planes para cerrar Rikers island, donde miles de personas están enjauladas, esperando su día en la corte, ya que no tienen el dinero necesario para pagar su fianza. Este es la sumatoria de deshumanización del fiscal Brown, donde le importa más mantener su poder que implementar un mandato justo para los ciudadanos de Queens.

Este año es demasiado importante para los residentes de Queens, quienes podrán participar del proceso democrático para votar por un nuevo fiscal que sí se interese por la justicia sin ayudar a que crezca la desigualdad racial; que pueda implementar alternativas que no sea atestar las cárceles, alguien que no se quede en silencio ante los ataques de ICE en las comunidades inmigrantes y más vulnerables; alguien que realmente se interese por los ciudadanos y no sólo en alimentar por su poder.

Anthony Posada es un abogado supervisor en Legal Aid Society y tambien es el fundador y Director de la organización sin animo de lucro, Project Attica: Community Through the Arts, Inc. que se dedica a trabajar con jovenes y comunidades vulnerables para conscientizar y empoderar a las personas por medio del arte y el activismo.